Menu CONTÁCTENOS

ESS : el rumbo económico está cambiando

En una columna de opinión publicada este viernes, 14 de octubre de 2016 en el diario frances Libération, Thierry Jeantet, presidente de ESS Forum International habla de la economía social y solidaria, un sector compuesto por una multitud de actores que se vuelve cada vez más importante en la economía y que se coordina ahora a escala global.

“Curiosa época esta en la que el liberalismo vuelve a ser el protagonista: bien para al final dar marcha atrás, o bien para ser el freno de cualquier proyecto. Hasta el punto de que cualquier alternativa a este debate altamente político parece desaparecer a pesar de las intervenciones brillantes de los que defienden un crecimiento diferente, de más regulación del mercado y de integración de las innovaciones tanto sociales como tecnológicas. Los economistas no se quedan atrás. ¡Algunos tratan a los otros de negacionistas, y de forma justificada!

Mientras tanto, la antigua globalización perdura a pesar de las divisiones. Los daños que provoca son tóxicos hasta el punto de alimentar la introversión de las personas, los nacionalismos brutales, las migraciones dolorosas y los enfrentamientos que se multiplican. Y Europa presenta esta triste situación.

¿Sería una razón para hundirse en el pesimismo y rendirse? ¡Por supuesto que no! Algunas señales positivas y constructivas aparecen. Sean cuales sean las críticas y las dudas, la COP 21 y el acuerdo de París forman parte de estas señales. Pero esta larga lucha a favor del medioambiente no lo es todo.

En efecto, frente al antiguo modelo “dominante”, otro movimiento surge en todos los continentes con la economía social y solidaria (ESS, más de un billón de personas con las cooperativas solamente) basada en los valores de la democracia, del reparto justo de las riquezas generadas, de la propiedad tanto privada como colectiva y de la solidaridad. Se organiza por ejemplo a través de “semillas libres” y de muchas cooperativas agrícolas en La India de mujeres que dirigen asociaciones de energías renovables en Guinea o cooperativas de aceite de argán en Marruecos. También a través de ciudadanas y ciudadanos que llevan a cargo cooperativas locales en Malí y Senegal, de micro o macrocooperativas agrícolas en Brasil y en el resto de América Latina, de cooperativas sociales en Japón y en Polonia o Italia, de las accorderies en Quebec, de “empresas sociales” adoptadas por la ESS en Francia… y por supuesto a través de grandes bancos cooperativos, mutuas de salud y de seguro y grupos cooperativos industriales o de servicios cada vez más internacionales. Un volumen de negocios de 2 200 billones de dólares para las 300 cooperativas y mutuas más importantes. Los jóvenes participan activamente en esta evolución, como en África donde pronto va a tener lugar un encuentro Jeun’ESS.

Este movimiento, tras la demanda de los Encuentros del Mont-Blanc/Foro internacional de los dirigentes de la ESS, ha dado lugar a la creación del “Grupo piloto internacional de la ESS”, que pretende promover las políticas públicas a favor de la ESS. Acaba de reunirse por tercera vez en Nueva York paralelamente a la Asamblea General de la ONU. Reúne a Estados, a la task force de las agencias de la ONU dedicadas a la ESS y a la misma ESS, con grandes redes mundiales de ciudades. ¡Nadie se hubiera atrevido a imaginarlo hace solo cuatro o cinco años!

Máxime si consideramos que un número creciente de ciudades actúan creando barrios y espacios de economía social: en Montreal, Seúl, París, Porto Allegre… los elegidos aprecian la huella que estas empresas dejan en los territorios, su capacidad de crear empleos dignos (en Francia, la ESS crea empleos desde hace más de treinta años). ¡De hecho, en algunos días, el foro mundial de las ciudades (Hábitat III) va a consagrar, con el apoyo del Grupo piloto, sus colaboraciones Público-ESS! ¡Otro paso adelante!

El camino que conduce a “otro desarrollo” más humano (según los criterios del Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y los ejes de objetivos de desarrollo sostenible (determinados por la AG de la ONU) todavía debe alargarse y consolidarse. La economía social y solidaria demuestra de forma tranquila y sostenible que más allá de los continuos debates mencionados más arriba, constituye un eje innovador, sólido, de progreso social, cívico, medioambiental y económico. ¡Sí, el rumbo de la globalización está cambiando!”

Fuente (en Francés): http://www.liberation.fr/debats/2016/10/13/economie-sociale-et-solidaire-le-cap-economique-est-en-train-de-changer_1521507